Ambos son de la misma generación y ambos representan a dos de los grupos económicos más rentables del país. A Dionisio Romero Paoletti y Carlos Rodríguez Pastor los separan 456 puntos (sobre una base de 10.000) entre el primer y el segundo lugar del ránking de los empresarios líderes en reputación 2015 elaborado por Merco, pero los une esa merecida reputación que han sabido construir en base a realidades tangibles que son de conocimiento público. 

1. LA MARCA ROMERO 
El caso de Romero Paoletti es interesante. El presidente de Credicorp y del Grupo Romero tiene bajo los hombros el peso de cargar con el nombre de su padre y el apellido que marca a uno de los grupos empresariales más sólidos y antiguos del país. “Llevar el nombre del Grupo Romero no es simple y Romero Paoletti lo ha venido haciendo con bastante solvencia. Ha llevado los negocios del grupo hacia un siguiente paso”, dice Miguel Ugaz, director de contenidos de la consultora MU. 

Según Ugaz, el que sea cabeza de empresas en varios de los sectores más importantes del país, junto con llevar un apellido de mucho renombre y gestionar el BCP, la insignia del grupo financiero, le da una gran relevancia como líder empresarial. 

2. EL TÍMIDO MILLONARIO
Al segundo lugar del ránking no le gustan las fotos, las entrevistas y, muchos menos, salir en portadas. Carlos Rodríguez Pastor, cabeza del grupo Intercorp, es un hombre que a sus 56 años se ha caracterizado por su perfil bajo.

“Salvo la presentación que tuvo en CADE 2013, Rodríguez Pastor siempre ha sido una persona casi anónima”, apunta Milton Vela, director de la consultora Café Taipá. Para el especialista en reputación y márketing, el no estar presente no le da una mala reputación al presidente de Interbank, pero puede hacerlo perder todo lo positivo con lo que hubiese superado a Romero Paoletti. En otras palabras, esa ausencia hace que “no aproveche todo el activo que tiene”. 

3. ENFOCARSE EN LO POSITIVO 
La reputación de Dionisio Romero Paoletti fue heredada, pero también ganada. Las personas aún recuerdan los vínculos entre su padre, Dionisio Romero Seminario, y Vladimiro Montesinos. Sin embargo, destaca Vela, si se busca en Google el nombre “Dionisio Romero” la información es positiva.

“Todo lo negativo sobre el padre que pudo afectar a Romero Paoletti por un tema de homonimia ha sido absolutamente neutralizado, porque la cantidad de información positiva en temas como responsabilidad social, o la historia y tradición del BCP, ha sido muy bien trabajado para levantar la imagen de Dionisio Romero hijo”, afirma Vela. 

4. EL HOMBRE DEL SECTOR MINERO
Roque Benavides, el presidente y gerente general de Compañía de Minas Buenaventura, es un caso bastante diferente a los antes mencionados y no solo por desempeñarse en un sector conflictivo como el minero.

“Benavides cuenta con un discurso con formación política. La gente puede o no coincidir con sus puntos de vista, pero él tiene presencia, participa en las discusiones, está en los conflictos y en los temas delicados. Él da su versión, cuestiona, tiene una posición y eso es importante”, señala el director de Café Taipá.

“Si lo que quieres es crear una reputación, tienes que estar presente, si eres bueno tienes que saber decirlo. No vale la humildad o la sencillez”, sentencia el especialista.

5. EL QUE CALLA, OTORGA 
Según Milton Vela, el que no hablen mal de ti no quiere decir que tengas una buena reputación. “Lo que quiere decir es que tu reputación es nula”, afirma. Para el especialista, la buena reputación es ser bueno y encargarte de que el público se entere. Vela añade que la comunicación es el canal por el cual la reputación de un líder toma forma y este transmite los valores que quiere impartir en su organización. 

6. CÓMO SE TRABAJA LA REPUTACIÓN 
El director de MU, Miguel Ugaz, indica también que para ser parte de este ránking los empresarios deben entregar productos y servicios de calidad, así como cuidar a sus audiencias. 

“En el mundo en el que vivimos una empresa debe ser socialmente responsable y tiene que tener un actuar más allá del negocio”, explica Ugaz. “Estamos hablando de un actuar ético, responsable, de ser un buen empleador. Todas esas cosas –que no están directamente relacionadas con abrir una cuenta en el BCP– aportan a la reputación. El liderazgo de una organización está intrínsecamente ligado con la marca en sí”, finaliza.

Diario El Comercio (14/11/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *