A partir de 2016 los contribuyentes que realicen proyectos de investigación científica accederán a beneficios tributarios.

Las iniciativas podrán desarrollarse de manera directa o mediante centros de investigación científica, de desarrollo tecnológico y/o innovación tecnológica con la calificación y autorización del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) conforme lo señala el Decreto Supremo N° 188-2015-EF.

Ejecución de proyectos

Cuando el proyecto sea desarrollado directamente por un contribuyente, la autorización le será entregada si entre otros requisitos cumple con tener a disposición el equipamiento, infraestructura, sistemas de información y bienes necesarios para su ejecución, explicó el tributarista Francisco Pantigoso Velloso da Silveira al comentar la norma.

En este caso, los bienes que se utilicen deberán ser idóneos y estar individualizados con indicación expresa de las actividades en las cuales serán usados, mientras que los investigadores o especialistas que formen parte del proyecto tendrán que contar con el conocimiento necesario para realizarlo y sustentarlo con la información consignada en el Directorio Nacional de Investigadores del Concytec, detalló.

En cambio, sostuvo que si el proyecto es ejecutado por los centros de investigación científica de desarrollo tecnológico, la autorización será entregada, si además de cumplir con los requisitos mencionados, la entidad científica opera por lo menos seis meses consecutivos antes de la fecha de presentación

de la respectiva solicitud o cuenta con expertos que hayan participado en la ejecución de iniciativas de investigación.El plazo de autorización que reciban los contribuyentes en ambos casos será de cuatro años y no podrá exceder de este lapso.Gastos computablesSe considerarán gastos computables para efectos tributarios aquellos que se encuentren directamente asociados al desarrollo del proyecto, incluyendo la depreciación o amortización de los bienes afectados a dichas actividades.No obstante, no serán considerados gastos aquellos supuestos señalados en el Reglamento de la Ley del Impuesto a la Renta (IR); como es el caso de los gastos incurridos por conceptos de servicios de energía eléctrica, teléfono, agua e Internet, precisó Pantigoso.Los gastos se producen en el ejercicio en que se devenguen, salvo que formen parte del costo de un proyecto que implique el reconocimiento de un activo intangible; en cuyo caso se entenderá que estos se producen en el ejercicio en el que se desembolsen, explicó el tributarista.Tratándose, además, de activos fijos utilizados en los proyectos de investigación científica, se aplicarán las reglas de depreciación establecidas en la Ley de IR.

Diario El Peruano  (26/07/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *