1. Introducción
    De acuerdo a lo señalado por el texto del articulo 63° del código tributario, se considera la determinación de la obligación tributaria de un contribuyente sobre base cierta y presunta.Allí se precisa que durante el periodo de prescripción, la administración tributaria podrá determinar la obligación tributaria considerando las bases siguientes:a) Base cierta: Tomando en cuenta los elementos existentes que permitan conocer en forma directa el hecho generador de la obligación tributaria y la cuantía de la misma.

    b) Base presunta: En merito a los hechos y circunstancias que, por relación normal con el hecho con el hecho generador de la obligación tributaria, “permitan” establecer la existencia y cuantía de la obligación.El motivo del presente articulo es revisar apuntes mas importantes en una determinación sobre base presunta.

  2. Diferencia entre la determinación sobre base cierta y presunta
    La diferencia entre los procedimientos de determinación sobre base cierta y base presunta radica en que  la determinación sobre base cierta, se conoce el hecho generador de la obligación tributaria, el periodo que corresponde y la base imponible, mientras que la determinación sobre base presunta no se cuenta con esos datos y se obtienen por estimaciones efectuadas sobre ciertos hechos vinculados al nacimiento de la obligación tributaria.Para determinar sobre base presunta debe existir una causal y además la presunción debe estar dispuesta en una norma legal. 
  3. Causal que habilita al auditor fiscal para determinar sobre base presunta
    El auditor tributario puede utilizar directamente la determinación de la obligación tributaria sobre base cierta o presunta, es decir, puede determinar bien sobre base presunta o si es posible sobre base cierta, para ello el contribuyente deberá incurrir en una causal para que este agente fiscalizador o auditor este “HABILITADO” para aplicar la presunción.Por ejemplo, si el auditor fiscal encuentra facturas de una determinada cantidad de unidades y la guía de remisión correspondiente (como documento complementario) que sustenta el traslado pero indica una cantidad menor. En este conjunto de facturas no existiría una coherencia, ya que se trataría de una diferencia que otorga dudas al fisco acerca de la veracidad de la operación, lo cual le obligaría a realizar otras investigaciones, como es el caso del kardex o la revisión física del inventario, en ese sentido, seria una causal para que el auditor aplique las presunciones establecidas en el código tributario.Es preciso señalar que las guías de remisión solo sustenta el traslado de bienes y no necesariamente que estos se hayan realizado como consecuencia de una operación de transferencia.

    Cabe precisar que las presunciones no se acumulan, es decir solo podrá aplicar una sola presunción y escoger el que arroje mayor monto de base imponible, en otras palabras, aquella presunción donde se determine una mayor deuda tributaria, multas e intereses.Asimismo, si un contribuyente oculta ingresos, activos, rentas, gastos o egresos falsos, en este caso esta pensado cuando el contribuyente no informe correctamente los ingresos, ya sea porque de manera voluntaria no presente información verdadera o fehaciente, o porque teniendo la información evite consignar la totalidad de los ingresos. En el caso de los activos, estos podrían estar en poder de la empresa y destinados a las actividades por las cuales fueron constituidos pero no los incorporan en su declaración jurada, ello porque son conscientes los contribuyentes que si superan el 1,000,000 estarían sujetos al pago del ITAN.

    Otra causal que habilita al auditor es cuando el deudor tributario es requerido mediante un requerimiento para presentar y/o exhibir sus libros, registros y documentos que sustenten la contabilidad y que se encuentren relacionados con hechos generadores de obligaciones tributarias.En este supuesto el fisco notificara al deudor tributario de manera expresa, es decir que allí se indique claramente, la obligación de presentar (entregar copias de los libros y/registros ante el auditor en el local de la propia empresa) los libros o registros relacionados con asuntos tributarios. Frente a la negativa de presentar y/ o exhibir es que la Administración Tributaria optaría por la aplicación de la base presunta.A continuación veamos un cuadro que normalmente viene acompañado en los anexos del resultado del requerimiento en un procedimiento de fiscalización, aplicando el articulo 66 del código tributario.

    xxx
    N
    otese que la información según el registro de ventas del contribuyente asciende a S/. 577,200 como base imponible, mientras que la base según auditoria [ultimo cuadro parte derecha], se determina una base imponible de S/. 1,067,579.00. Es evidente que la determinación sobre base presunta trae como consecuencias la omisión, de IR, IGV y por ultimo aplicándose la multa por datos falsos y los intereses moratorios.

    Asesor: Jerson Renato Chavez

     

     

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *