Los espacios cerrados, exentos de zonas para la interacción entre colegas y los muros separadores no propician el compromiso ni la motivación del personal. La tendencia es optar un diseño opuesto.

La flexibilidad horaria, la oportunidad de salir más temprano los viernes y la pausa saludable se cuentan entre los mecanismos que brindan las empresas para propiciar un ambiente laboral adecuado. A la lista se debería incluir también el diseño de espacios confortables, vanguardistas y libres de muros separadores.

Y es que la estructura del ambiente de trabajo también influencia en la productividad, motivación y compromiso de los colabadores. Así, los espacios cerrados, sin zonas de interacción y con luz artificial deben cederle paso a aquellos ambientes abiertos, iluminados de manera natural y con áreas para la distensión.

Las empresas tecnológicas han comprendido, sobre todo, la necesidad de propiciar la creatividad e innovación a través del diseño de sus espacios. La idea es que las oficinas estén diseñadas de tal manera que la interacción, la discusión y la entretención de sus colaboradores esté casi garantizada.

A nivel regional
Muchas empresas en la región ya están apostando por ese nuevo concepto: ambientes amplios, de fácil circulación, patios al aire libre ideados para generar la interacción y áreas para actividades extralaborales.

Tal como anota el diario La Tercera de Chile, distintas firmas ya estructuran sus espacios para facilitar la colaboración, el intercambio de ideas y experiencias, con la convicción de eso contribuirá en la productividad, el compañerismo y la sensación de bienestar en los profesionales.

Un paso fundamental que ya han dado ciertas compañías ha sido la eliminación de las oficinas personales, la incorporación de zonas para que los empleados puedan divertirse a través de un videojuego, una buena película o un partido de tenis de mesa, y una oferta de servicios que incluye cafetería, gimnasio hasta peluquería. Sin duda, todo una apuesta para conquistar a profesionales más talentosos.

Fuente: Diario Gestión

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *