La regulación de las horas extras o extraordinarias se encuentra contenida en el Decreto Legislativo N° 854, con anterioridad lo estaba en el Decreto Ley N° 26136 y, en sus inicios, por un decreto supremo de 1934.

De modo previo a tratar el tema de las horas extraordinarias, hay que partir de dos aseveraciones importantes, a saber:

l El Derecho Laboral no ve con simpatía a las horas extras, y no lo hace por un par de buenas razones.

En principio por fundamentos basados en políticas de empleo.

Se prefiere la existencia de un contrato de trabajo a medio tiempo, por sobre la extensión de la jornada ordinaria de labor en un contrato ya existente. Indiscutible criterio.

La otra motivación se encuentra vinculada más con la protección del trabajador, quien puede verse compelido por un comprensible interés económico en laborar horas adicionales a fin de conseguir un mayor ingreso mensual, pero a costa de un desgaste excesivo que el derecho no puede avalar.

En esa dirección de pensamiento, el ordenamiento del trabajo en la legislación comparada ha buscado acotar la prestación de horas extras, ya sea de modo directo, estableciendo un límite –que puede ser acumulativo– en su cómputo diario, semanal, mensual e, incluso, anual. A modo de ejemplo, en Venezuela no se pueden trabajar más de dos horas extras al día, diez en la semana o cien en el año.

Existen también limitaciones indirectas que consisten en el necesario permiso administrativo anterior a la prestación de los sobretiempos, con mayores o menores restricciones, o en el encarecimiento para el empleador de los servicios extraordinarios, al disponer su pago con una tasa elevada, oscilando en América Latina entre el 50% y el 100%.

l Las horas extraordinarias deben ser justamente eso, extraordinarias.

Por su naturaleza, las horas extras solo deberían acordarse para atender necesidades o situaciones temporales en el centro de trabajo, de lo contrario perderían su carácter eventual y se convertirían en la jornada cuasi ordinaria del trabajador.

Germán Serkovic Abogado laboralista
Diario Oficial El Peruano (30/09/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *