La función fiscalizadora de la SUNAT la faculta, en el procedimiento de fiscalización, para determinar la existencia o inexistencia de una relación laboral entre los artistas y las empresas a la cuales prestan servicios, conforme se desprende de reciente informe de la mencionada institución(1).

El citado documento concluye que, en caso la SUNAT determine que los servicios prestados por los artistas a las empresas que los contratan, aquellos servicios no califican como una prestación de servicios gravada con el IGV en tanto generan rentas de quinta y no de tercera categoría, corresponde reparar el crédito fiscal del IGV declarado por concepto de las facturas emitidas por tales artistas.

Asimismo, debe precisarse que si la SUNAT, en un procedimiento de fiscalización, determina que los artistas se encontraban afectos al impuesto a la renta de quinta categoría, no habiendo cumplido con el pago de dicho tributo, pero que han cancelado de manera errónea el IGV y el impuesto a la renta de tercera categoría, la entidad se encuentra facultada a compensar de oficio dichos créditos con la deuda tributaria determinada en el procedimiento de fiscalización y de existir un saldo a favor del contribuyente, este podrá ser materia de devolución.

(1) Informe N° 104-2016-SUNAT/5D0000 del 10-06-2016

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *