La facultad de los empleadores de alterar en forma unilateral las condiciones esenciales de los contratos de trabajo debe ejercerse con razonabilidad, funcionalidad y respetando la indemnidad de los trabajadores.

Esto se debe a que no se pueden cometer actos unilaterales desproporcionados que afecten los derechos fundamentales de quienes prestan sus servicios laborales.

Este constituye el principal criterio jurisprudencial fijado por la Sala de Derecho Constitucional y Social Permanente de la Corte Suprema mediante el auto calificatorio de la Casación Laboral N° 5491-2012 a través del cual dicho colegiado precisó los límites al ejercicio de aquella atribución de las empresas.

Fundamento

A criterio del supremo tribunal, resulta connatural al empleador la facultad de cambiar unilateralmente las condiciones del contrato de trabajo; atribución que, denominada en doctrina jurídica como ius variandi, permite entre otras medidas organizar y dirigir el trabajo, y disponer el cambio del centro de labores.

Sin embargo, la sala suprema proscribe que, mediante esta facultad, el empleador cometa actos unilaterales desproporcionados que afecten los derechos fundamentales del trabajador, detalla un informe de Miranda & Amado Abogados en el cual se analiza el referido auto calificatorio.

Por ende, el colegiado de la máxima instancia judicial establece que el empleador puede ejercer aquella atribución siempre que al ejercerla respete los límites de razonabilidad y funcionalidad; es decir que la modificación no sea arbitraria y que el cambio obedezca a un motivo atendible.

Un límite adicional que el colegiado precisa es que con el ejercicio de la facultad de alterar unilateralmente las condiciones del contrato de trabajo el empleador no afecte la indemnidad del trabajador, lo cual exige que a este último no se le provoque menoscabo patrimonial o moral, o un perjuicio material que no le sea compensado en forma adecuada, precisa el mencionado informe jurídico.

Normatividad

Por la subordinación, el trabajador presta sus servicios bajo dirección de su empleador, el cual tiene facultades para normar reglamentariamente las labores. En ese sentido, el empleador está facultado para introducir cambios o modificar turnos, días u horas de trabajo,

así como la forma y modalidad de la prestación de las labores, dentro de criterios de razonabilidad y teniendo en cuenta las necesidades del centro de trabajo, señala el artículo 9 del Decreto Supremo N° 003-97-TR.

Diario Oficial El Peruano (02/12/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *