Es apenas normal que las generaciones anteriores a la nuestra, e incluso algunas personas más jóvenes, sientan desconfianza de las entidades bancarias y prefieran guardar su dinero ellos mismos y por ningún motivo entregárselo a terceros.

Fenómenos como la crisis de 2008 y su impacto en la reputación del sistema financiero mundial, así como la paulatina desaparición del corresponsal bancario tradicional, hacen que la gente tenga miedo y tome decisiones erradas: arriesgar su dinero y guardarlo en lugares que no cuentan con las medidas de seguridad apropiadas.

Pero el panorama ha cambiado y las instituciones financieras están haciendo un gran esfuerzo para recuperar la confianza de los colombianos y demostrar su gran interés, no solo en proteger su dinero de la mejor forma, sino también en otorgar rendimientos. Todo a través de educación financiera, integración de tecnologías fáciles de usar y construcción de productos mucho más personalizados que respondan a las necesidades específicas de cada usuario. Esta estrategia parece estar funcionando.

Según datos de Asobancaria, entre el tercer trimestre de 2014 y el mismo periodo de 2015, más de un millón de colombianos ingresó al sistema financiero formal a través de la adquisición de nuevos productos o servicios. Y aunque el ingreso al sistema no significa necesariamente que estas personas se conviertan en usuarios activos, sí quiere decir que un millón más de colombianos decidió dar el siguiente paso para proteger su dinero.

Es nuestro deber como actores involucrados en el sector bancario, asegurarnos de que este primer paso no se quede allí, para que los colombianos hagan uso de sus productos constantemente, los aprovechen al máximo y se sientan cómodos con las medidas de seguridad y flexibilidad que les ofrecemos a la hora de gestionar su dinero.

El país está dando grandes pasos hacía la bancarización. La meta para este año es que 77% de la población se encuentre bancarizada, y aunque todavía queda camino por recorrer, ya el tránsito ha empezado y cada vez son más las condiciones favorables para que el proceso continúe floreciendo.

Muestra de esto es la 51 versión de la Convención Bancaria, hacia una nueva Colombia, organizado por Asobancaria, en la que muchos de los actores involucrados nos dimos cita para discutir sobre mejores prácticas y así ofrecerle opciones más atractivas a todos aquellos que quieren adquirir algún producto financiero.

El reto del encuentro para este año fue apoyar las metas de inclusión financiera y continuar con la reducción del efectivo a través de una estrategia de modernización y masificación de los medios de pago electrónicos. Para esta versión, se discutió sobre el panorama integral de las alternativas que ofrecen los medios de pago electrónico para los colombianos y sobre cómo las nuevas tecnologías, como las desarrolladas por VeriTran, apoyan la inclusión financiera no solo de pequeñas y medianas empresas sino de ciudadanos de a pie.

De esta manera es importante que todos los actores continuemos afrontando los retos necesarios como sector para garantizarle a los colombianos la seguridad, disponibilidad y flexibilidad de su dinero cuando deciden bancarizarlo. Todo porque guardar dinero bajo el colchón ya no es una opción.

Fuente: http://gestion.pe/

Próximo Curso de Grupo Contable asociado a la CCL:
Curso Taller Práctico: PLE Programa Libros Electrónicos 5.0.0.1 2016 – Lima / Inscríbete aquí: https://goo.gl/gP2I9K

grupo contable libro electronico

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *