¿Alguna vez escuchó hablar del período de carencia y período de latencia de un seguro? Es importante tener estos conceptos claros al momento de contratar estos productos.

Por ejemplo, en un seguro de salud, es usual que la empresa aseguradora le indique que hay un período de carencia, es decir, un tiempo por el cual usted pagará el seguro, pero no contará con la cobertura por determinado tiempo en algunas enfermedades. ¿A qué se debe esto? Lo que sucede es que la idea de un seguro es darle cobertura ante eventos negativos inciertos, pero es posible que exista asimetría de información, es decir, que las aseguradoras no conozcan su real estado de salud. Así, las compañías evitarán asegurar a clientes que ya conocen tener cierta enfermedad que necesita un tratamiento costoso.

Y el período de latencia es todo lo contrario, es decir, las personas pueden contar con la cobertura por determinado tiempo luego de finalizado el contrato con la aseguradora. Un caso común es el del seguro social, que ofrece cobertura hasta por unos meses luego de que una persona haya perdido el empleo.

Los contratos con las empresas de seguros son complicados, por lo que si usted no domina el tema, lo ideal es asesorarse y contratar sus pólizas a través de corredor de seguros (bróker).

Diario El Comercio

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *