El smartphone ha sustituido al despertador, se ha convertido en un GPS portátil y contiene decenas de apps que hacen más sencillas nuestras rutinas, desde comprar hasta pagar a través de sistemas contact-less o NFC.

Debido al uso masivo del smartphone y la tablet, se han desarrollado herramientas para controlar las finanzas personales a través de estos dispositivos.

El informe del Centro de Innovación del BBVA sobre aplicaciones bancarias asegura que en el 2015 está creciendo cada vez más el número de consumidores que consultan sus datos económicos desde webs y apps financieras -dejando en segundo plano las visitas ‘físicas’ a sus sucursales- y la mayoría usan sus móviles y tablets para hacerlo.

Es el caso de Fintonic, una app que convierte la contabilidad casera en un ejercicio mucho más entretenido que rellenar hojas y hojas de Excel. Con ella se puede ahorrar por objetivos, tener las finanzas organizadas automáticamente y recibir alertas en el móvil para evitar sobresaltos debido al exceso de gastos.

A continuación se detallan 7 gestos que sirven para controlar la gestión financiera de tu hogar:

1. Controla tu dinero.
Toda cantidad que se gasta deja un rastro, ya sea en un extracto bancario, en un recibo o en un ticket. El primer paso para gestionar de forma sostenible una economía doméstica pasa por registrar lo que se gasta cada mes en comida, vivienda (alquiler o hipoteca), ropa, transporte, entretenimiento, etc. Una vez que se sabe cuánto se gasta y cuánto se ingresa gracias a la app que elegida, se puede hacer un diagnóstico de nuestra situación y empezar a tomar decisiones vitales respecto a nuestros números.

2. Gastar de acuerdo a un presupuesto.
Cuando se obtienen los gastos y los beneficios se debe elaborar un presupuesto realista para poder cumplirlo.

3. En el presupuesto hay que ahorrar.
Entre un 10% y un 20% de los ingresos debe ir para los ahorros: esa cantidad, por pequeña que pueda parecer, puede conformar un fondo de emergencia para cubrir un imprevisto. Se trata de pensar a largo plazo.

4. Examinar todas las facturas.
Contabilizar lo que se paga por electricidad, por el consumo de teléfono, por el agua, por el seguro de hogar. Revisar los recibos y compararlos con lo que ofertan otras compañías.

5. Liquidar la deuda de la tarjeta de crédito.
Hay que intentar reducir a cero y evaluar si esas tarjetas que son las idóneas para tu situación financiera: por el pago de intereses y comisiones. Independiente de la deuda crediticia, lo importante es solventarla a plazos y dejar el dinero de plástico sólo para compras importantes.

6. Estudiar ofertas de otros bancos.
Se debe revisar los productos financieros que ofrece y cuáles son los que utilizas. Una vez recogida esta información se debe comparar con la oferta de otros bancos.

7. Reflexionar antes de gastar.
El gran mantra del ahorrador pasa por no comprar nada que no necesite. Parece sencillo, pero no lo es tanto cuando se es un consumidor nato y se dispone de dinero, por poco que sea, para gastar. El autocontrol y la disciplina son claves para ser un buen gestor. Hay una función de la app de Fintonic que puede ayudarnos a ser rectos: permite fijar presupuestos concretos y objetivos de gasto y la herramienta nos avisará si nos desviamos de ellos.

Diario Gestión (21/07/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *