El fisco ha iniciado desde comienzos de este año cuatro tipos de auditorías simultáneas que aplica por contribuyentes con un fin recaudatorio, advirtió el tributarista Jorge Picón.

La Sunat intensifica sus fiscalizaciones a los contribuyentes en el país a través de cuatro tipos de intervenciones con un cierre a junio del 2016, advirtió el tributarista Jorge Picón.

Detalló que estas acciones tienen una finalidad recaudatoria, ya que los auditores tratan de mostrar una mayor producción, ante el trascendido de una evaluación del personal producto del cambio de gobierno, y que se concretaría en octubre.

Explicó que esta nueva forma de fiscalización se realiza de modo simultáneo a un solo contribuyente, cuando antes estas cuatro intervenciones eran independientes.

La nueva maquinaria de la Sunat para la fiscalización se compone de cartas inductivas, ahora no solo dirigidas a personas naturales sino desde este año a empresas en “operaciones no reales”. Es decir, aquellas que la Sunat cuestiona no haberse realizaron o en que participaron empresas fantasma, entre otros.

Una segunda herramienta, dijo, son la cartas inductivas masivas, en donde el fisco presume un margen de tributo pagado por el contribuyente menor que el promedio del sector económico al que pertenece.

La tercera forma de fiscalización es a través de una auditoría específica por tipo de tributo y periodo (Essalud, utilidades y otros), y desde junio se iniciarán las auditorías virtuales.

Cuestionamientos
Las cartas inductivas a empresas se han multiplicado, habiéndose emitido cerca de 30,000 notificaciones, incrementándose en 1,000% respecto a las enviadas en el 2015, según Picón. Sin embargo, criticó, estas cartas inductivas no tienen la posibilidad legal de determinar una deuda exigible, sino solo recomendar el inicio de una auditoría.

Por su parte, las cartas inductivas masivas en donde la Sunat presume el pago de un tributo menor que el promedio del sector (en la mayoría de casos IGV), no resultan justificadas, ya que los impuestos se determinan con la diferencia entre ingresos y gastos, no sobre un promedio.

De otro lado, en las auditorías específicas, la Sunat viene realizando acotaciones respecto a los pagos en planilla (como bonos y otros), considerando que no se cumplió con el pago de aportes a Essalud por el periodo 2011 hasta el 2015, señaló.

Así, dijo, cualquier tipo de concepto colocado en la planilla de los trabajadores, sin justificación, que constituya un ingreso para el trabajador será considerado como afecto al Impuesto a la Renta.

La auditoría virtual obligará a los contribuyentes a revisar a diario su clave sol, y responder también en forma virtual en 10 días, anotó.

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *