¿Tienes una idea de negocio pero tienes miedo a que fracase en el mercado? Esa es la misma preocupación que angustia a todos los emprendedores cuando inician su propia startup.

¿Cómo reducir ese riesgo al mínimo? A través de la validación, explica el docente del Centro de Innovación y Desarrollo Emprendedor de la PUCP, Ricardo Espinoza. Para ello, los emprendores pueden emplear la metodología Lean Startup, cuya aplicación requiere el menor tiempo posible y usa pocos recursos.

“La metodología Lean Startup te propone fallar cuanto antes (y todo lo que puedas) para que una vez lances tu producto o servicio al mercado, esa incertidumbre se reduzca al mínimo”, detalla.

Así, se evita consumir tiempo y dinero en la preparación de un producto o servicio hasta su fase final y que, cuando salga al mercado sin la validación de las personas, lo más probable es que nadie vaya a comprarlo, anota.

PASOS PARA VALIDAR TU IDEA DE NEGOCIO

El método, que nació en Japón y ha sido empleado por cientos de compañías para validar sus ideas como Telefónica I+D y Google, pone a prueba la hipótesis en la que se sustenta tu idea y medir el nivel de aceptación que tiene a través de la opinión de clientes reales. 

VALIDA EL PROBLEMA

Como primer paso para su aplicación, se debe cuestionar la validez del problema o necesidad que sustenta la idea de negocio. “Losemprendedores deben preguntarse si lo que consideran el problema a resolver es generalizado o no, si es un problema o no lo es y se debe salir a la calle para hallar la respuesta”, indica el docente. Para recopilar esta información lo mejor es hablar directamente con otras personas y estar atento a su expresión verbal y no verbal. 

“No recomendamos focus group o encuestas porque te pierdes de mucha información. En cambio, al conversar de uno a uno, al hacer entrevistas, obtienes datos cualitativos más ricos”, agrega.  

VALIDA LA SOLUCIÓN

Para verificar que la solución al problema que encontraste tiene potencial comercial, se debe elaborar un prototipo o producto mínimo viable (PMV), que represente el producto o servicio que quieres ofrecer.

“Lo ideal es tener algo tangible que puedas presentar a fin de obtener ‘feed back’ sobre tu propuesta. Puede ser una maqueta, una landing page (página web) o un video, algo que no consuma tus recursos y de una idea de lo que quieres hacer”, señala Espinoza. 

En esta fase decidirás si mantendrás tu producto, le haras cambios menores o lo cambiarás del todo y también pondrás a prueba el modelo del negocio. “Al inicio puedes creer que te van a pagar de la forma ‘A’, pero al salir al mercado descubrirás que los clientes están dispuestos a hacerlo de la forma ‘B'”, agrega.

VALIDA LOS CLIENTES

A la par de la validación de la solución se pude verificar si el público al que piensas dirigirte es el correcto. “Con la validación del público se depura el segmento inicial al que el producto o servicio estará dirigido. Por ejemplo, puedes creer que tus clientes serán todas las mujeres de Lima. Pero al salir a la calle y consultar, descubrirás que el público serán las mujeres mayores de 50 años con niños”, apunta.

TIEMPO PARA PONER A PRUEBA TU IDEA

Dependiendo del producto o servicio que quieras validar, Espinoza indica que ha visto validaciones de tres días hasta de un periodo de tres meses. “La idea es que sea lo más pronto posible”. Para saber más de esta metodología y su aplicación, el CIDE de la PUCP lanzó un taller que iniciará el 20 de octubre. Para mayor información, puedes visitar esta página web.

Diario El Comercio (17/10/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *