Alrededor del 50% de trabajadores adscritos al sistema nacional previsional aportan menos de cuatro meses al año por lo que no podrán generar una pensión de jubilación. La mitad de lo que la ONP paga en pensiones es cubierto con recursos del fisco.

El intento de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP(SBS) por introducir nuevas tablas de mortalidad para los afiliados de AFP generó un intenso debate en torno a la viabilidad del Sistema Privado de Pensiones (SPP).

Las críticas arreciaron en la semana pasada, al punto que el jefe de la SBS, Daniel Schydlowsky, decidió el miércoles dejar sin efecto la entrada en vigencia de las nuevas tablas, y poco después, el viernes, agobiado por la amenaza de una moción de destitución en el Congreso, presentó su renuncia formal al cargo que le fue confiado en el 2011.

En el ínterin, diversas voces de analistas, AFP, aseguradoras, congresistas y hasta candidatos presidenciales se sumaron al pedido de cambios en el SPP. El consenso de ellos, en realidad, respalda una reforma integral de los sistemas jubilatorios, incluyendo a la ONP (Oficina de Normalización Previsional), que se encarga de administrar las pensiones en el Sistema Nacional (SNP).

¿Qué tiene que ver la ONP en esta discusión? Mucho. Se trata de la única alternativa a las AFP que hoy tienen los trabajadores para ahorrar para su jubilación. Y su situación tampoco calma los ánimos.

A la ya conocida condición deficitaria de la ONP, ahora se suman advertencias sobre su capacidad para asegurar una pensión a los trabajadores afiliados a dicho sistema. Jorge Guillén, catedrático de ESAN, estima que poco más de la mitad de los afiliados a la ONP no recibirá pensión al jubilarse.

“Más del 50% de quienes pertenecen al sistema nacional tienen una densidad de cotización igual o menor al 25% (aporta cuatro meses o menos a la ONP, al año). Entonces, si aportan solo dos o tres veces al año no van a llegar a recibir una pensión (ver gráfico)”, dijo a Gestión.

Pensión solidaria
Bajo el régimen general de la ONP se otorga una pensión de jubilación a los trabajadores que realizaron un mínimo de 20 años de aportes al SNP y cumplieron 65 años.

Las proyecciones del economista Pablo Secada son más dramáticas aún. En promedio, calcula, tres de cada cinco que se retiran en el SNP se quedan con las manos vacías, pudiendo llegar incluso hasta el 70%.

En las AFP, los fondos acumulados por el trabajador van a una cuenta individual de capitalización. Estos recursos permanecen intangibles hasta los 65 años, momento en que se le calcula la pensión.

Para Guillén, una reforma previsional debe contemplar la eliminación de la ONP. “Debemos acercarnos más al caso chileno, donde existen las AFP y una pensión solidaria del Estado”, indicó. En esa línea, Secada propuso cerrar el SNPpara los nuevos trabajadores, pero los que hoy cotizan al mismo sí podrán recibir una pensión.

Insostenible
Guillén advirtió que la ONP es insostenible por aspectos fiscales y demográficos. Según Cepal, en el 2050 la población mayor de 65 años en el Perú representará el 25% de la PEA. Por ello, se estima que el aporte de los afiliados activos disminuirá con relación al número de pensionistas.

En el 2014, el financiamiento de la ONP con recursos públicos representó el 49% del gasto previsional. Es decir, la mitad de lo que se desembolsa a los jubilados del SNP es cubierto por el fisco.

Los estados financieros auditados de la ONP revelan un déficit de S/. 6,241 millones en el ejercicio del 2014. Esa brecha es más del doble que en el 2013 (S/. 2,645 millones).

Secada puntualizó que esa cifra corresponde a gastos e ingresos corrientes. Un dato más relevante, dijo, es el costo que representará el SNP al Estado, a futuro. “Hoy, el descalce en la ONP es de S/. 1,000 millones anuales (que destina el Gobierno para pagar pensiones); pero en 20 o 25 años esa carga podría llegar al 30% del PBI, y al 2050, a 40%”, proyectó Guillén. Competencia entre AFP es limitada
El Estado, al imponer en el 2013 una licitación para hacerse de los nuevos afiliados al Sistema Privado de Pensiones, limitó el mínimo incentivo que se tenía de competencia entre las AFP, sostiene Comex Perú.

Bajo este esquema, una AFP es la ganadora y única receptora de nuevos afiliados por un plazo de dos años. “El otorgar una especie de monopolio temporal no es una salida adecuada al problema”, dijo el gremio.

Afirma que “si bien la reciente aprobación, en la Comisión de Economía del Congreso, del proyecto que dispone la libre disponibilidad de los fondos a los 65 años podría significar un ‘avance’, ya que incentivaría a las AFP a ser más rentables para que los afiliados no retiren sus fondos”, existen otros aspectos que perfeccionarían aún más al sistema.

Así, como parte de una reforma profunda en el SPP, plantea eliminar la subasta de nuevos afiliados; el cobro de una comisión sobre las ganancias de capital del fondo de pensiones, sin tocar el fondo, para que las AFP maximicen la rentabilidad de estos recursos, y elevar el límite para que las AFP puedan invertir más en el exterior.

Efecto
Algunos analistas estiman, preliminarmente, que el proyecto de ley aprobado por la Comisión de Economía del Congreso, que propone que los afilados al SPP puedan disponer del 95.5% de su fondo de pensiones a los 65 años, generaría una migración de cotizantes de la ONP a la AFP. Consideran que algunos trabajadores optarían por esto último, ya que a los 65 años podrían retirar todos sus fondos al contado.

Cifras
14,316
Millones de soles suma el Fondo Consolidado de Reserva, con el que la ONP atiende el pago de pensiones.

4.1
Millones de afiliados tiene la ONP (1.5 millones cotizan) Los pensionistas a su cargo, ascienden a 539,086.

Diario Gestión (18/11/2015)

Comentarios

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *